Seguros dependencia

El seguro de dependencia cubre tanto la limitación física como la psíquica, probadas médicamente. Esta limitación impide a la persona asegurada la realización de las actividades básicas de la vida diaria, y que le suponen la ayuda de una segunda persona para poder realizarlas.

La Ley de Dependencia establece tres grados de dependencia: la dependencia moderada, la severa y la gran dependencia. Pero, las que se aseguran son las de Grado II (dependencia severa) y Grado III (Gran Dependencia).

La severa es cuando la persona necesita ayuda para actividades básicas dos o tres veces al día pero no requiere del apoyo permanente de un cuidador. La gran dependencia es cuando la persona necesita ayuda varias veces al día o necesita un apoyo indispensable y continuo.

Si no quieres depender de nadie, confía en nosotros y asegura tu independencia y tu comodidad.